Friday, June 24, 2016

Hoy pase.

Hoy no me gustaría encontrarme conmigo mismo. Me veo tan poca cosa que temo pisarme sin darme cuenta, aplastándome y dejándome en sombra.
Hoy no querría descubrirme en esta mueca ajena que habita mi cara, ni en esa tristeza oscura que enfría el pecho, por no mancharme las manos desesperadas al cubrirme el rostro.
Hoy creo que voy a desaparecerme en mí, evitándome en todo momento, por no afrontarme en esta muerte de amor propio.
Que pase el tiempo y entierre esta herida, esta desidia, esta aceptación de mi defecto que es tu presencia, y no tu recuerdo.

Tatuajes y poemas

Tatuajes y poemas


Miles de tatuajes-balsa
van a la deriva en el suburbano.
Se les aferran pieles y almas
y me cuentan quienes son ellos
en este mar inmenso de náufragos.
                                                        Anónimos me gritan sin mirarme a la cara,
pero no me dicen quién soy.



Miles de poemas-vidrio
como hoja frágil danzando en torbellino,
sólo legibles con el ojo entrecerrado,
me muestran sombras pardas
en un desierto opaco, nudos de letra estéril.
                                                       Plagios torpes de espejo y némesis
en los que no me veo reflejado.



Tatuajes y poemas se tocan
                                                        en los sonidos de los pasos a mi espalda
                                                        en esta huída de la ciudad clandestina.


Álvaro Hernando, sintiendo un agujero.