Saturday, August 30, 2014

De la mano

De la mano 


De la mano
      conversamos
nos vertemos
           reparamos nuestros velos,
con los que cubrimos todo,
para escondernos del fuego.
De la mano
      nos ardemos
nos miramos
          nuestro salitre barremos.
Nos conocemos,
       de la mano,
por tu ciudad nos perdemos.

En calles en que hay menos sal
también hay menos alegría.
Y en calles en que hay menos hielo
menos sientes, cuando llega,
esa fiera primavera primavera
de inviernos devoradora.
Paradojas, de la mano,
recorriendo tus inviernos.
Todo helado, todo quema,
de la mano, nos nacemos.

Quien lo quiera, que lo tenga
           una existencia anodina
que viva sin sal y sin hielo.
Tú y yo no somos así.
Nos gusta caminar de la mano.
Nos gusta la sal en la vida
y no le tememos al hielo.
Sí, el hielo, ese de mis momentos.
Aunque no estés ahora segura
             siempre te convence
mi mano,           en el deshielo.

Tú y yo somos así.

Nos gusta esa voz en el día.
Nos gusta ese grito completo
que viste nuestros recuerdos
en cristal y perfecto invierno.

Nos vive caminar de la mano
y alcanzar ese momento...
en que mezclarnos,
... la sal y el hielo.


(Álvaro Hernando)

Thursday, August 21, 2014

Juramento

Juramento

I don´t want to see you on me, 
         inside,
you shouldn´t be memories that
once were around my sight.
Deepest shadow that you left behind
no light, no sorrow, no regret by.
Step close to my soul and back,
get the rythm and live my life.
Show your faith
constant extended black the fear,
the fear 
became in ash.
Soul belongs to soul in me
reflection on reflect insight
for ages looking my eyes inside
look at me, out of you,
let me see, around me
eyes on eyes
stay with me,
break your mask,
let us free.

Monday, August 18, 2014

Intención de tocarte, lo provoca tu ausencia.

Intención de tocarte, lo provoca tu ausencia.



Por qué, entretanto ,
entre tanto reto vencido,
entre tanta fragancia viva...
... necesito respirarte,
            aprenderte,
                   estudiarte,
en mil idiomas vestirte,
            pintarte,
                     olerte
y
a veces, las pocas, besarte.

¿Me lo explicas?

Besar cada palabra           que floreció en la cuneta
repetir cada paso, robándoselo a la sombra
hasta el eco vacío
de ese beso asesino
en plomo y negrura vestido.


¿Qué hechizo ha hecho de ti el margen cierto
el arcén de esos caminos,
                obtusos, confusos, bruscos,
en los que he vivido muerto?

¿Me lo explicas?

Por qué me pido parar,
buscarte, un verte, un respiro,
cuando no me descansa el pecho,
ni en tus rutas va mi empeño,
en complicar el paisaje,
ese de tus aguas lecho
y de mis conjuros brebaje.

¿Me lo explicas?

Sí, me lo cuentas.
Me lo explicas en tus besos,
cuando llegan entre líneas,
respirados en espumas,
aprendidos en ternuras,
estudiados entre vidas.
Vestido de tus ausencias,
pintada de mis negruras,
aromas de carne cruda.

Cállate, no quiero verlo.
No quiero saberte viva,
ni libre, ni sonriente.
No puedo vivirte a sorbos.
Sólo en tus tragos ahogarme.
No me detengo, al menos
no en tu cintura breve.
Prefiero el camino largo
aun sin saber dónde llegue.
Prefiero no comprender,
no saber, no leer... no confiar,
ni en tus ojos, ni en mi suerte.

Te lo explico, lo que quiero:
ser tu amante ignorante, lego,
de amor tranquilo y constante,
no ser marea batiente.
Quiero estar sin venir,
ser tu placer y tu hogar,
no ser amigo ciente.
Eso se lo dejo a él,
al cobarde yo
    leerte, vivirte
asirte entre higueras dulces
en mí vivo imaginarte.

¿Me lo explicas?

Qué ganaron en matarte
qué perdimos en morirte.
Qué travesía perdimos
qué hermosa ruta tu nave
dejó de marcar estrellas
atorado en sus anclajes.

Ay, qué de amar me diste
qué de vivir me mostraste
qué de llorar contenido
me queda al imaginarte,
caminar pausado, aterrado
entre una tiza y dos labriegos,
dos mineros, dos obreros,
cuatro sombras al olivo
que de ti se hizo más viejo.

Siempre te pienso vivo,
siempre te siento nuevo.

Por qué, entretanto ,
entre tanta apuesta ganada,
entre tanta brisa de agosto...
... me confieso respirarte,
            latirte,
                   saberte,
en mil lenguas apreciarte,
            en mi espejo mirarte,
                     en las letras llorarte
y
a veces, todas, amarte.

(Recordando la poesía de Raquel, 
a Federico García Lorca
18 de agosto de 2014
Septuagésimo octavo aniversario de su asesinato)

Álvaro Hernando

Thursday, August 14, 2014

Mantras para bailar.

Mantras para bailar.

Mantra: Hay que bailar más.

Bailar ensancha el alma... la une a otras almas bailarinas. Bailar no hace que sangre el corazón, más allá hace que más sangre fluya por las venas. Bailar hace sentir la libertad en los latidos. Bailar hace reír, sonreír, dejar de llorar y llorar de emoción. Bailar ayuda a observar el mundo con los ojos cerrados. Bailar es sanar. Bailar hace soñar más. Bailar hace comprender cosas que ni la poesía puede expresar. Bailar es barato. Bailar es volver a ser feliz.

(Álvaro Hernando, en "Mantras para la felicidad")

Wednesday, August 13, 2014

Bienvenida al recuerdo.

Es una pena no habernos conocido en otras personas.
Tú en él y yo en ella.
Es una pena el habernos volcado el uno en el otro,
pues ahora la ausencia será absoluta.
No nos echaremos de menos.
No nos recordaremos.
No nos veremos reflejados en sus ojos.
Ni quedará nada de mí en ella,
ni de ti en él.

(Álvaro Hernando, Carta a Elian)

Monday, August 11, 2014

Reproche ante el espejo

Reproche ante el espejo

No te sabes atar palabras
y vuelan lejos de ti. 
Desbrozas tus frases al viento,
iracundo, no sabe si mesar tu pelo, 
desvanecer tus miedos, 
o llenar sus corrientes de aristas
en tormentas imprevistas.
Lo sabes
 me cuesta beberlas,
morderlas,
derechas, torcidas,
licuadas
en amor vacías...                       tus palabras.
Palabras aspiradas,
vomitadas y escupidas.
Hedor de restos de amor
muerto de pura desidia.
Beso tu ira entera.
Mastico caricias en verso.
No sabes sujertar palabras,
te atan a tus silencios.
No lamentas morir oculta
silenciosa y asesina 
o en tus comas relegarte
ni te apenas entre líneas.
Simplemente
renaces.
Te inventas en otros mares.
Te naces.
Siento mecer, tu marea,
la voz que provocas en mí,
noto que flota en tu ausencia
en tu tempestad y en ti.
No hay navegar sobre el viento.
No hay sentirse vivir.
No hay volar entre tabaques,
no hay sexo sin castigo,
ni morirse, ni vivirse en ti.
No hay sincera belleza
salvo en el fin, morir.
Hasta tu egoísmo enamora.
Impulso de ser bucanero
y en tu regazo existir.