Biografía (actualizada 2019)

Álvaro Hernando (Madrid, España, 1971) es maestro y licenciado en Antropología Social y Cultural (especializado en lingüística evolutiva y en los fenómenos de lenguas en contacto). Colabora como periodista en diferentes medios y, principalmente, dedica su tiempo a la docencia. Cuenta entre sus publicaciones con los poemarios Mantras para Bailar (2016) y Ex-Clavo (2018), Chicago Express (2019). También ha sido invitado a participar en publicaciones colegiadas, como la que rinde homenaje a Federico García Lorca, Poetas de Tierra y Luna. Homenaje a Federico García Lorca: Reedición de Poeta en Nueva York (2018). Ha participado en varias publicaciones colectivas de cuento, entre las que destaca el volumen Cuentos @ (2019), de Editorial Magma, Lenguas en Tránsito. Ha publicado poemas, ensayos, artículos y relatos en diferentes revistas de España y Estados Unidos. En la actualidad es delegado para EEUU de la revista de literatura especializada en Poesía Crátera, así como colaborador en distintos medios especializados dedicados a la literatura y a la docencia. En el año 2018 recibe el Premio Poesía en Abril, otorgado por la organización del Festival Internacional de Poesía de Chicago, donde vivió por varios años formando parte de la comunidad de escritores en español del Medio Oeste norteamericano. En la actualidad vive en Madrid, donde trabaja como asesor para el Ministerio de Educación y Formación Profesional.

Sunday, June 12, 2016

Peatón en Tribunal

Peatón en Tribunal

Dibujar con cerveza
las líneas de la mano,
como una ruta de olvido
y destino.

Secar la hiel del cadáver
para que luzca,
sin sombra,
edulcorado.
Humedecer la lengua,
o raspar la sal de esa piel
y, al final,
dejar el tiempo sin sombra
y regar palabras con alcohol.

Eso es mi sábado en Tribunal

Evito pisar los cadáveres invisibles
en el Mediterráneo;
camino de mi ebria felicidad.

Mañana barraré la ceniza.

Álvaro Hernando

Ego (te absolvo)

Ego (te absolvo)

Repito versos
          y el Crítico los tacha,
tan fuerte
que atraviesa la hoja,
          la mesa
y el ego.

Pero no sufro demasiado.
Mañana volverán a volar todos los rotos
formando una bandada de angelicales cuervos,
empecinados en picotearnos los pezones
y en devolvernos los ojos a sus cuencas
desbordadas
de tanta poesía frágil.

Álvaro Hernando