Friday, October 30, 2015

VI

La intuición es nada:
es una firma
en el honrado contrato               entre la desleal paranoia
y uno mismo.

La intuición no sana,
no calma,
               no sacia.

Ojalá fuera la intuición fe,
pero es duda.