Thursday, January 26, 2017

Ya no queda nadie

Ya no queda nadie

Ya no queda nadie.

Sólo una vez en mi niñez pisé la uva con el pie descalzo
ese vino aún permanece
permanece entre mis uñas la piel de esa uva
y permanece en mi garganta el sabor de aquel vino.
Un vino que cada vez es menos joven y menos reservado.

Ya no queda nadie.

Quizá el recuerdo consista
en un sabor de vino entre dulce y amargo,
sobre un pan azucarado, cada tarde.