Tuesday, January 24, 2017

La cebolla

La cebolla

Hay tanto de ti en mí
que olvidar es exiliarme.

Al tiempo de comer cebolla, caí
en la boca en la que se aprende
que besar es un verbo reflexivo,
que hay soledades amables
como espejos a medio iluminar,
ante los que uno puede bailar,
llorar o masturbarse.

Ya saben mis pies descalzos
de memoria
el camino en que perderse en uno mismo.

Muerdo cebolla y canto salmos
como si de verdad creyera en Dios,
el perdón
y el amor.

Hay tanto de olvido en ti
que masticar es desterrarme.


(La cebolla, en La Herida Eterna, Álvaro Hernando)