Monday, January 2, 2017

Arboledas

Ya no se llaman arboledas
se llaman de mil formas sofisticadas
pero no arboledas.

Pueden ser bosques de llamas,
enjambres de antenas,
vello en la lengua
o transeúntes en el semáforo.

Pero arboledas no.

Las arboledas ya no son parte del poema
ni de la ecuación.


Las arboledas no existen

Ahora los poemas han de ser recitables
acompañables de música
                            ¡performances!
Dados a ser bebidos
                             ¡masturbantes!
Profundamente comprensibles
supervivientes a la cirugía filológica
marcados a fuego por la c dentro del círculo.

Deberían arder más poemas y menos arboledas.


(Álvaro Hernando, Poética blanca)