Tuesday, January 26, 2016

El borracho en Public House

El borracho en Public House

Le amaneció a destiempo 
y le descubrió
la luz, inundado de palabras
obtusas y superlativas
de cálida gasa iridiscente
y silenciosas
mucho antes del alba.

Me miré las manos
no estaban
no eran mías
                 invisibles.

Miré mis piernas
no pesaban
no había
                 invisibles.

Miré mi vientre
y su presencia 
era pura sangre
                 invisible.

Traté de gritar,
de llorar, 
de arañarme
todo          invisible.

Entendí por fin;
dejó de mirarme
y a pesar de su fe
paré mi camino
aletargado
por el valle.

Ya no me busco
en otra silueta
que la del reflejo
de mí, en sus recuerdos,
y trago
amarga
helada la cerveza.

Entre él
y yo
hay una fina pared
labrada con los nombres de los ausentes
que nos amaron
o apartaron en repudio.

(en Geografía del Alma, Álvaro Hernando)