Wednesday, December 16, 2015

Por todo ello

Por todo ello

Rasgar tu tiempo,
parar tu latido
aferrarme a tu pelo
ahotar contra la mía tu cadera
penetrar tus gemidos
seguir respirando
tu aroma húmedo
de ti sudor llovido;

y entonces de ti me ataca,
en mitad de la tormenta
y sin posibilidad de supervivencia
tu cicatriz me muerde la inocencia
me la desgarra y me la sangra

y se me esparce
por la cara desnuda
por los pechos desnudos
por el alma oscura
por el segundero
todo empapado,

ahogado en inocencia
esa sustancia pegadiza
empalagosa y trago delicioso
que me hace tatuar tus defectos
en un afecto de brillo y tinta
como cada uno de esos besos
así los pendientes atraviesan carne
trampas de no más de un parpadeo
en los que me abrazas con los ojos
mirándome por tus labios
y descubres mi luz más recóndita
titilando en un eterno querer sobrevivir a mi negrura.

Por todo ello, gracias.

Álvaro Hernando