Friday, August 21, 2015

perros de vida

Perros de vida

De todos los perros
los mordedores son los que más amo,
aquéllos, que atrapan y sesgan
los que arrancan
apresan, rajan
con sus dientes infectados, ésos,
de bacterias
que hacen heridas, ésos,
que no cierran
que desalman.

En todos los bocados
con que me torturan
me desollan los costados
me dejan negros los huecos
borran besos de mi carne
por tu amor sucia de vida,
ya sabes, mi carne tuya
esa carne antes nuestra
y en ciertos momentos mía
si tú me la acariciabas.

Tras tu tiempo son alivios
dentelladas
que liberan mis esperas
Todas ellas apiladas, en adujas
mis llegadas
corazón encogido de certeza
son estampas de virgen
calendario obsceno de ausencias
brea en blanco de novia
matar de carencia el deseo.

Muerden, muerden la carne
el hueso, las ganas de vida
la negación del tiempo
muerden el esperarnos
se llevan la piel y el cuero
se llevan nuestras heridas
cicatrices y tatuajes
se llevan del viento el silbo
se arrancan a trozos infierno
fragancias de sexo muerto.

De aquella tormenta cálida
plétora de amor ya muerto.
queda un pez en charco yerto
nidos desasistidos
sobrevivientes muertos,
pírricos los recuerdos
burilar en tintineo
zapapico de cantero
sobre la roca de amor
en que esculpir tu recuerdo

Por eso los amo, amante
por eso los alimento
los cebo de mí a todos ellos.
Con sus colmillos sangrantes
embadurnados de olvido
son los perros de la vida
los que apresarán mis sueños
devoran nuestras ideas
les prestaré mi vida,
me devolverán el sueño.

Álvaro Hernando