Tuesday, May 5, 2015

Llegado

Llegado

He llegado.
Hundí mis pies en la arena
dejé que se aojaran mis rumbos
alteré el reloj de mi vida
jugué los instantes finales.
Le sonreí a mi enemigo
sentí su derrota en mi frente
amasé un botín sin riquezas
marqué el compás de mi baile
compartí contigo la danza
en que se convirtió besarte.

He llegado
desnudo me baño en tu aire
de niño me visto en tu agua
empapado el uniforme
mal atada la corbata.
He clavado tus momentos
a esos trotes fugaces
que hicieron de mis recuerdos
la tela con que cubrirme
una forma de acunarme.

He llegado.
He podido conocerte
respirarte al respirarme
dormir junto a tus deseos
encontrarme en tus cariños
en tus manos dibujarme
tomando prestado el lienzo
de tu tiempo y de tu arte.

He llegado.
Acortando mi camino
entretenido en los prados
se amularon tus rocíos
engarzando amaneceres
con sonrisas y cansancios
con destinos compartidos
por tus mapas y mis pasos.

He llegado.
Masticando por la boca
lo que devora el alma
cuando cantas sobre cuentos
aventados con la honda
con la que atrapas tiempos
que lanza cientos de cantos.

He llegado,
para verte,
para entenderte en tu ausencia
para elaborarte un sueño
con arcilla y con cenizas
entretejido en viento.

He llegado,
para verme derrotado,
alejado de los dioses
enhebrado en tus deseos
apartado de tus ganas.

He llegado,
emocionado
vacío
necio.

He llegado
atrapándote con vetas
y mis preciosos fracasos.

Y no me importa,
pues he llegado.


Álvaro Hernando
(Poemario III, 2012)