Saturday, April 25, 2015

Atiendo a domicilio

Atiendo a domicilio

¿Cómo puedo servirte?
Ven, acompáñame en mi paso.
¿Quizá pulirte los miedos?
Puedo escuchar tus latidos.
Venga, sé amable.
Y dime ¿cómo puedo servirte?
¿Quizá hacerte soñar?
¿Quizá pintarte un futuro?
Sé compartir paletas y colores
iluminar apenadas, las negruras,
depurar las primeras impresiones.
Podría servirte un néctar puro,
eliminar los alimentos falsos
aderezarte las amargas frutas del pasado.
¿Qué puedo hacer por ti,
para servirte?
Quizá pueda cocinar para ti
alimentarte...
Sirvo ensalada de palabras
sopa de amores y deliciosos postres
que no afean la figura, no al menos hoy,
salvo por posibles del rechazo dolores.
¿Cómo puedo servirte?
Desde mi sencillo taller,
desde mi pequeña cocina
desde mi escasa despensa
te ofrezco todo, todo por mi parte.
Confía en mí, yo te conozco.
Dócil, entero, te serviré...
mientras sueño
esclavizarte.

(Álvaro Hernando, 2015)