Monday, August 11, 2014

Reproche ante el espejo

Reproche ante el espejo

No te sabes atar palabras
y vuelan lejos de ti. 
Desbrozas tus frases al viento,
iracundo, no sabe si mesar tu pelo, 
desvanecer tus miedos, 
o llenar sus corrientes de aristas
en tormentas imprevistas.
Lo sabes
 me cuesta beberlas,
morderlas,
derechas, torcidas,
licuadas
en amor vacías...                       tus palabras.
Palabras aspiradas,
vomitadas y escupidas.
Hedor de restos de amor
muerto de pura desidia.
Beso tu ira entera.
Mastico caricias en verso.
No sabes sujertar palabras,
te atan a tus silencios.
No lamentas morir oculta
silenciosa y asesina 
o en tus comas relegarte
ni te apenas entre líneas.
Simplemente
renaces.
Te inventas en otros mares.
Te naces.
Siento mecer, tu marea,
la voz que provocas en mí,
noto que flota en tu ausencia
en tu tempestad y en ti.
No hay navegar sobre el viento.
No hay sentirse vivir.
No hay volar entre tabaques,
no hay sexo sin castigo,
ni morirse, ni vivirse en ti.
No hay sincera belleza
salvo en el fin, morir.
Hasta tu egoísmo enamora.
Impulso de ser bucanero
y en tu regazo existir.