Monday, July 14, 2014

La vida en un verso.

Te debo todo el amor
de una vida
en un beso;
cada sufrimiento inútil
en una caricia estéril;
la paciencia de un mundo
concentrada en un segundo;
un universo entero
en un pequeño lunar;
te debo la poca y la mucha
gana de luz y calor,
de frío y de cielo;
te cielo, como ella que dice
cómo sobrevivir al silencio,
te cielo y te pinto en blanco
sobre fondo gris y negro;
y un amor tardío
y descubrir un mundo
escondido en cada regla,
en cada hijo
en cada bulo
en cada manera de hablar
en cada fracaso rotundo.
Te debo saber palabras,
me obligas a inventarlas,
para hablar de sufrimiento.
Te debo entonces
como mañana debía
un verso lleno de olores,
de tempranas melodías,
de pasados inventados
y presente engendrados
de preguntas sin respuesta
de hambre
de valentía.
Te debo              pues                          la vida en un beso.